Se cuadruplicó la cantidad de gente que vive en la calle

 

 

En los últimos años se cuadruplicó la cantidad de gente que vive en las calles del Conurbano bonaerense y la Capital Federal, una cifra que hoy asciende a poco más de 8 mil personas, de acuerdo a la Encuesta de Vulnerabilidad Social que elabora la ONG Defendamos Buenos Aires.

El relevamiento, llevado a cabo durante el primer semestre de este año por los 1.900 colaboradores que posee la entidad en diferentes distritos del ONG Defendamos Buenos Aires, dio como resultado que hoy hay 1.600 personas sin un hogar y merced del frío en la Ciudad de Buenos Aires, mientras que en la Provincia hay 6.421, lo que da un total de 8.021.

Javier Miglino, director de la ONG, se refirió a lo que ocurre con los que viven a la intemperie cuando llega el invierno y puntualizó: «Los hospitales Pirovano, Fernández y Penna en Capital Federal, así como el San Juan de Dios, Gandulfo y Cetrángolo en Provincia de Buenos Aires, tienen activado el protocolo por personas afectadas por la baja de temperatura. Y son los que reciben más pacientes, sobre todo durante las guardias».

El abogado reveló que se trata de «personas que de un simple resfrío pasan a una neumonía o una pulmonía que puede tener un desenlace mortal, porque el frío no hace distinciones a uno u otro lado de la General Paz» y comparó la situación con la de ciudades europeas: «Se puede aplicar una dura estadística que emparenta a Buenos Aires con Madrid, París o Berlín, donde cada invierno mueren entre 20 y 50 personas. Esto dice que tal vez lo peor no llegó».

A su vez, Miglino afirmó que «del trabajo con los entrevistados pudo establecerse que un 70 por ciento son extranjeros, la mayoría de ellos peruanos, uruguayos, paraguayos, bolivianos y colombianos», mientras relató que «en el caso de los argentinos, el grueso proviene de tres provincias: ChacoFormosa y Tucumán«.

Y puso como ejemplo un improvisado refugio en Ramos Mejía. «Frente a la estación del tren Sarmiento, se instaló un obrador en completo estado de abandono para el soterramiento del ferrocarril. Ese obrador hoy es lugar de pernocte nocturno de 10 hombres, en su mayoría peruanos y bolivianos que durante el día hacen changas en la zona», expresó.

El titular de Defendamos Buenos Aires, que lleva adelante el estudio desde 2004 y vio multiplicarse esta problemática, reveló la historia de Segundo, un peruano que llegó al país en 2008. Al ser indagado por los encuestadores, el hombre les expresó: «Con la changa de albañilería no me alcanza para pagar una habitación o un departamento y prefiero dormir acá y juntarme el dinero para el pasaje para volver a Perú«.

«Pasados los primeros años buenos, se dio cuenta de la carestía de la vida. Trabajando en Buenos Aires apenas come, en cambio en Perú con un costo de vida del 50 por ciento, le alcanzaría para vivir en su propia casa», alertó Miglino.

A su vez, graficó lo ocurrido con una mujer de ese país en tierras porteñas: «Mariana vino de Perú hace 10 años y desde 2016 duerme en la esquina de Cabildo y Juramento, en el barrio de Belgrano. Aprovecha la salida de calefacción del cajero automático de un banco y de ese modo puede sortear las gélidas noches porteñas sin congelarse».

Pero la problemática también ocurre con una gran cantidad de argentinos. Sobre estos casos, detalló: «Roberto vino del Chaco en 2010 y desde 2017 es uno de los 22 hombres que duermen frente a la Iglesia Nuestra Señora de Pompeya, con frente a la Avenida Sáenz al 1.000 en el barrio de Pompeya«.

«Mucha gente nos habla de que en los últimos tres o cuatro años perdió el trabajo, con el trabajo perdió la vivienda que alquilaba y terminó durmiendo al raso», concluyó el letrado.

 

 

 

Gracias por compartir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.