San Cayetano reúne a miles de fieles por «pan, paz y trabajo»

Cientos de miles de fieles visitan el santuario de San Cayetano en el barrio porteño de Liniers para agradecer y pedir por «pan, paz y trabajo», con familias enteras que comenzaron la vigilia hace más de dos meses para ser de los primeros en ingresar a tocar la imagen del Santo de la Providencia, en lo que ellos mismos califican como «una cuestión de fe que no cualquiera puede entenderla».

La Iglesia, ubicada en la calle Cuzco 150, abrió sus puertas en el primer minuto de este miércoles y dejó entrar a los creyentes, que acudieron en forma masiva a manifestar su fe hacia el Patrono del Pan y el Trabajo, unidos bajo el lema «Querido San Cayetano, como pueblo y familia, ayúdanos a ver a Cristo vivo en cada hermano».

La fiesta anual que se celebra cada 7 de agosto tendrá la primera de sus 14 misas a las 4 de la madrugada, mientras que la ceremonia central, a cargo del arzobispo de Buenos AiresMario Poli, será a las 11, a partir de lo cual habrá misa cada dos horas hasta las 23, así como servicio de bendiciones y confesiones de manera permanente, dentro y fuera del templo, actividades que iban a movilizar a unas 150 mil personas, según los organizadores.

«Desde mayo que nos turnamos y venimos dos días a la semana cada uno para guardar el lugar», confió en la previa Raquel Fernández, una mujer de 75 años que hace 40 es fiel devota del santo, lapso en el cual conoció a varias familias con las que comenzaron este sistema.

En medio de numerosos vendedores ambulantes y puestos con estampitas, rosarios y decenas de adornos con la imagen de San Cayetano que serán adquiridos para ser bendecidos, Raquel, que vive en la localidad bonaerense de Temperley, aseguró que para ella es «un ritual»participar de la vigilia y consideró que acercarse año tras año a la puerta del templo «es una cuestión de fe que no cualquiera puede entenderla».

Sobre sus motivaciones, con lágrimas en los ojos, expresó: «Vengo a pedir por todos esos chicos que hoy están sin trabajo. Veo muchachos que tiran de un carro para poder comer, yo soy jubilada y no puedo ayudarlos mucho. Es muy triste lo que se ve».

Gracias por compartir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.