Raúl Villafañe: “La vigilia se inició acá”

En conmemoración por los 38 años de la guerra de Malvinas, el Presidente del Centro de ex Combatientes de Malvinas, Raúl Villafañe narró de manera cronológica cómo fue su experiencia en primera persona durante la guerra. Tal es así que su relato comenzó al recordar que pertenencia al B.I.M N° 5 “vine a hacer el servicio militar en el año 1981. Yo vivía en Don Torcuato, provincia de Buenos Aires. Al llegar acá, me tocó estar en el B.I.M N° 5 y después me tocó ir a combate con el batallón” y en relación al día que partieron a Malvinas, añadió: “el batallón tuvo distintos días de salida para la isla, en mi caso yo pertenecía a la compañía “Mar”, a nosotros nos tocó ir el día 6 de abril hacía Malvinas. Salíamos del batallón en un camión y nos llevaban hasta el aeropuerto y de ahí subíamos a un avión de línea, sin asiento, sin nada y nos llevaron a la isla” y siguió “el día que llegamos,fue 6 de abril casi cayendo la tarde, oscureciendo y teníamos que caminar hasta las posiciones que teníamos, hasta el lugar. Después el batallón fue cubriendo distintos lugares”. En su relato cronológico Villafañe recordó “llegamos, armamos la carpa, dormimos en carpa hasta que pudimos armar las posiciones, después de que armamos las posiciones, llegó el tema del bombardeo. Nos comenzaron a bombardear, tuvimos que ocupar posiciones, porque la carpa ya no servia para nada, el bombardeo caía encima nuestro y hacia desaparecer las carpas completas”.
Cuando fue consultado sobre qué sentía en ese momento, Villafañe dijo: “Son momentos muy cruciales, muy duros, lo único en lo que se piensa es en estar a reguardo y estar con los compañeros, defenderse. Nosotros eramos casi 15 soldados, había otras unidades que estaban con nosotros pero eran de otro pelotón, en total yo creo habremos sido unos 60 aproximadamente con los distintos pelotones”.
En cuanto a la vida al regresar de la isla, Villafañe precisó: “Yo volví, fue medio duro empezar a encontrar trabajo, a que te tomen en serio, uno quiere insertarse en la vida cotidiana, porque cuando uno vuelve no es el mismo, cambias el cien por cien y fue duro porque como que nos dejaron de lado y así un montón de situaciones”. Y al mismo tiempo agregó “Al regreso de la guerra fue como si no hubiese pasado nada, nosotros fuimos metidos por la otra puerta y quedamos ahí hasta que pudimos salir y mostrar que no era así.
Finalmente, Villafañe reflexionó: “Hoy a 38 años de la guerra hay que sacarse el sombrero con Río Grande porque desde que nosotros armamos nuestra vigilia, nuestra carpa, nos ayudan. El vecino quiere estar y eso te llena de orgullo, te da el empuje para seguir adelante. La vigilia se inició acá, en Rio grande con 5 o 6 veteranos que prendieron un tacho y también empezó con dos o tres ciudadanos que fueron ahí a estar con ellos y hoy somos miles. Estoy agradecido con la ciudad de Rio Grande. Decir que la capital nacional de la vigilia es del pueblo de Rio Grande, nosotros incitamos pero el pueblo lo hizo” finalizó.

Gracias por compartir!

Un comentario

  • La historia seguro es mucho más de lo que se puede expresar en palabras, como Riograndense y habiendo vivido la época del conflicto, del inicio de la vigilia y con la fortuna de conocer entre tantos Vgm al amigo y camarada Raúl Villafañe puedo llevar a la reflexión que es más lo que se desconoce de todo lo que debieron soportar estos hombres de hierro …. Su silencio y sus reservas engrandecen sus figuras
    GRACIAS POR DEFENDER NUESTRO SUELO …. Río Grande los reconoce ayer, hoy y siempre

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *