Perpetua para el hombre que mató a su mujer y la guardó en un placard

 

Jorge Claudio Duré, de 26 años, llegó a decir que no podía recordar si había matado a Lorena Chazarreta, de 32. Pero cada paso que dio después del crimen fue un recordatorio siniestro para su sospechoso olvido: estranguló a la víctima, la tapó con una lona de pileta y la escondió en un ropero.

Luego le mandó fotos del cadáver a su ex pareja, mensajes a amigos y hasta le contó la atrocidad que había cometido a su madre. Y siguió su vida como si nada hubiera pasado.

Eso no es todo: usó un préstamo de la ANSES que había cobrado Lorena para comprar ropa deportiva. Ella pensaba -entre otras cosas- usar ese dinero para festejarle el primer año a su hija.

Los jueces del Tribunal en lo Criminal Nº 4 del Departamento Judicial La Matanza, Franco Marcelo Fiumara, Nicolás Grappasonno y Gerardo Clemente Gayol, lo condenaron el viernes 3 por unanimidad a reclusión perpetua por el homicidio agravado por el vínculo y por violencia de género.

«Puede ser que la haya matado, aunque no recuerdo haberlo hecho», declaró el femicida.

El crimen fue descubierto el 30 de noviembre de 2017, cuando el cuerpo de Lorena fue encontrado en el interior de un placard de la casa situada en La Doma al 3000, en el barrio Toledo de Rafael Castillo, partido de La Matanza.

La víctima había cobrado 30 mil pesos de un préstamo de la ANSES, pero en pocas horas, la cuenta quedó en ocho centavos. Sin embargo, el móvil del crimen no fue económico, según los pesquisas: Duré era un maltratador de mujeres. «Un femicida de manual que podría haber seguido matando mujeres por odio o dominación», según confía una fuente judicial.

Lo que se sabe es que la relación de Duré con Chazarreta llevaba tres meses. Ella le había contado a una amiga que la maltrataba e incluso sospechaba que podía robarle ese dinero. Para los peritos quedó claro que el femicidio fue planificado y ejecutado con frialdad: «Tuvo claras intenciones de causar su muerte, ejerciendo una compresión manual extrínseca en el cuello de la joven, lo que le causó una asfixia mecánica que la llevó a su deceso, y luego efectuó golpes con un elemento contundente en la zona craneal y facial de la víctima, lo que provocó en forma post mortem una fractura del macizo facial».

 

 

Gracias por compartir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.