Guerra en Siria: más de 800.000 personas necesitan asistencia alimentaria urgente

La directora del Programa Mundial de Alimentos de Naciones Unidas, Ertharin Cousin, afirmó que Damasco y las ciudades de Alepo y Al-Hassakeh son las más afectadas. La represión del régimen de Al Assad no cede. El drama de los refugiados
Sólo en Alepo hay cerca de medio millón de personas que no tienen acceso a alimentos y en las zonas rurales de los alrededores de Damasco hay 38 localizaciones inaccesibles desde hace tiempo, precisó Ertharin Cousin en una reunión de alto nivel organizada por el Alto Comisariado de la ONU para los Refugiados para abordar las necesidades humanitarias en Siria y países vecinos.

“Dada la escalada de violencia, la escasez de provisiones alimentarias y los nuevos flujos de desplazados, los esfuerzos para responder a la situación se quedan cortos”, señaló.

En Al-Hassekeh, la actividad de grupos extremistas impide al acceso por carretera, lo que ha impedido la entrega del 90% de los alimentos que se iban a suministrar en la ciudad, donde se estima que unas 280.000 personas necesitan “ayuda inmediata”.

En cuanto a la situación en Homs, que lleva sitiada cerca de un año, Cousin indicó que no tienen “estimaciones precisas” sobre el número de civiles en necesidad.

La directora del PMA también advirtió de las dificultades que se viven en las comunidades de acogida de los países vecinos, donde los refugiados “compiten” con los locales por recursos como “comida, vivienda y empleo”.

En el Líbano, los refugiados sirios suponen el 30% de la población de algunas comunidades de acogida, lo que ha conllevado a un aumento de la demanda de alimentos, cuyos precios han subido entre un 11% y un 18% en áreas del norte del país.

El objetivo del PMA, uno de los mayores brazos humanitarios de la ONU, es asistir a unos 3 millones de personas que precisen ayuda inmediata en el próximo mes y alcanzar los 4 millones para diciembre.

En colaboración con la Media Luna Roja de Siria y otras ONG, este organismo suministra en la región raciones familiares de alimentos que incluyen harina de trigo para la elaboración de pan y suplementos alimenticios para los niños malnutridos.

“Nuestra mayor fortaleza es la flexibilidad para aprovechar cualquier oportunidad de acceso” señaló.

En el resto de la región, el PMA presta ayuda alimentaria a 1,2 millones de personas; de los que 410.000 viven en Jordania; 550.000 en el Líbano; 110.000 en Turquía; 70.000 en Irak y 45.000 en Egipto

Gracias por compartir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *