Comenzó el curso “Cinco días para dejar de fumar”

En el marco de la campaña de lucha contra el tabaquismo el Municipio de Río Grande, a través de la Subsecretaría de Salud dependiente de la Secretaría de Asuntos Sociales, comenzó este lunes en el Museo Municipal la primera jornada de la campaña ‘Cinco días para dejar de fumar’, iniciativa que es llevada adelante en articulación con la Iglesia Adventista del Séptimo Día.

El curso estuvo a cargo del profesor pastor Roberto Gigliotti, quien cuenta con la colaboración de profesionales del área de Prevención y Promoción de la Salud de esta subsecretaría.

En la apertura del evento estuvieron presentes la titular de la cartera municipal, profesora Gabriela Castillo, la subsecretaria de Salud, doctora Margarita Gayá y el director general de Salud, doctor Walter Abregú.

El evento contó con la participación de la licenciada Ivanna Gliubich y de la promotora en salud, María Teresa Sueldo.

Cabe recordar que también esta actividad está enmarcada en la celebración del Día Mundial Sin Tabaco que se recuerda el 31 de mayo.

Luego de esta primera jornada, la profesora Gabriela Castillo resaltó que “el balance es más que positivo; las instalaciones del Museo fueron totalmente colmadas, con más de 80 personas aceptando esta propuesta de dejar de fumar, un programa que permite movilizar la decisión de todas aquellas personas que sean fumadoras para cesar en este hábito que es pernicioso para la salud”.

Agregó la Secretaria de Asuntos Sociales que “hay gente realizando el curso que fuma desde hace cincuenta años y se atrevieron a dar este primer paso trascendental para dejar de hacerlo. Este un programa que incluye el trabajo de Roberto Gigliotti, un pastor adventista de la ciudad de Ushuaia y el complemento del equipo técnico del área de Prevención y Promoción del Municipio de nuestra ciudad, el cual es acompañado y se trabaja la problemática, entre médicos, nutricionistas, especialistas del área de la formación física, como para poder acompañar esta mirada de vida saludable; tomar la decisión de dejar de fumar pero también fortalecer con hábitos que sean saludables”.

En este sentido la integrante del Gabinete municipal observó que “es un espacio de trabajo, de autoayuda, de encuentro entre personas que transitan por la misma situación y con la misma problemática, en donde se reflexiona sobre los hábitos, sobre cuál es la implicancia que tiene este modo de vida, precisamente para tomar esta decisión de que con firmeza uno decide dar este paso para dejar de fumar”.

Para finalizar comentó la profesora Gabriela Castillo que “esta es la sexta edición que llevamos adelante en este programa que ha tenido un excelente resultado, por ello tiene continuidad en el tiempo y se seguirá llevando a cabo todos los años. Este 2013 no es la excepción; veíamos salir a la gente muy motivada decidiendo dar este paso y asumiendo compromisos para este primer día de trabajo para la modificación de estos hábitos y dejar de fumar. Este martes los asistentes tendrán nuevos desafíos y así sucesivamente en el proceso de la semana hasta llegar al quinto día y sean muchos los que definitivamente dejen este hábito pernicioso, separando esta problemática de su vida cotidiana”.

Por su parte el Pastor Roberto Gigliotti de la Iglesia Adventista del Séptimo Día, comentó que “esta es la sexta temporada; el sexto año que en forma conjunta el Municipio de Río Grande y la Iglesia Adventista trabajan mancomunadamente para ayudar a las personas a dejar de fumar, en esta oportunidad, lo estamos haciendo en el Museo Municipal ‘Virginia Choquintel’, asisten alrededor de ochenta personas, creemos que nos fue bien, creemos que las personas se llevaron el desafío para poder dejar de fumar, creemos que las personas pueden dejar de fumar, solo que algunos lo han intentado tantas veces que su fuerza de voluntad está un poco menoscabada”.

En este punto subrayó que “lo que hacemos nosotros es simplemente darles las herramientas, las técnicas necesarias para que ellos puedan realmente triunfar sobre este hábito que es nocivo, es de común conocimiento el hecho de que el tabaco hace mal, no hace falta reiterarlo, es solo que hay veces en que se necesitan las herramientas para poder dejarlo definitivamente. Es una tarea de terapia grupal, si bien el grupo es demasiado grande a nuestro juicio, es más complejo que un grupo pequeño, pero esa es la esencia”.

Para finalizar recordó que “hace treinta y tres años que estoy en este proyecto, no es una cuestión ni religiosa, ni milagrosa, es solo un curso que intenta dar herramientas para ayudar en el abandono de un hábito nocivo para la salud de cualquier persona, queremos que las personas se salven, salvarlas de los males del tabaco en este caso, estamos alrededor de una hora y media compartiendo cosas y trabajando las herramientas”.

Gracias por compartir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *