Antártida: Irízar dejó certidumbre “que su esfuerzo no fue en vano”

Conmemoraron este lunes el 83º aniversario de la muerte del almirante Julián Irízar, en un acto que se concretó en el paseo de los Pioneros Antárticos en Ushuaia. El acto fue presidido por el titular del Parlamento fueguino, vicegobernador Juan Carlos Arcando junto a comandante del Área Naval Austral, Eduardo Traina.

En el evento, se recordó la vida y obra de Irízar, destacándolo como un visionario que aportó a la historiografía de la Armada. Entre sus logros, durante el acto recordaron que en 1898 fue parte de la de la comisión que vigiló en astilleros ingleses, la construcción de la fragata Presidente Sarmiento y que durante 1899 ofició como oficial de derrota de esa nave, en el primer viaje de circunnavegación, agregado naval en las legaciones de Gran Bretaña y Alemania, encargado de compras para la escuadra, entre otras misiones.

En cuanto a su labor en los mares antárticos, Irízar estuvo, a fines de 1903, al mando de la corbeta Uruguay y es la que acude al rescate del grupo de científicos suecos aislados en el continente antártico. En 1904, es ascendido a Capitán de Fragata en virtud de la hazaña que significó el rescate de la Expedición Científica Sueca del Dr. Otto Nordenskjöld.

En diálogo con Prensa Legislativa, el titular del Parlamento fueguino, adhirió a la caracterización del marinero: “Su nombre, en alas de la fama, fue conocido en el mundo civilizado como el instrumento que se valía el destino para llevar a cabo una obra humanitaria. Era de ingénita modestia y de tranquilo carácter.”

Desde al organización del recordatorio, señalaron que “la figura del militar, seguirá alumbrando los senderos de la Antártida, porque si en el orden material de la naturaleza nada se crea y nada se pierde, también en el orden espiritual nada se debe perder en cuanto animó la vida del hombre, digna, recta y honradamente vivida; porque todo ello queda y trasciende indefinidamente a través de las generaciones que la suceden”.

Los servicios que prestó Irízar a la Armada “fueron el reflejo fiel de una capacidad profesional, de una cultura y unos rasgos sobresalientes que le hicieron acreedor del título de Caballero de la Legión de Honor de Francia y otras numerosas condecoraciones, como las que le otorgaron los gobiernos de

Suecia, Inglaterra, Italia, España, Venezuela y Chile”, recordaron desde la organización.

Luego, representantes de los distintos Poderes del Estado, de las Fuerzas Armadas y de Seguridad y de organizaciones sociales, colocaron sendas ofrendas florales en el busto del marino. Del acto, presidido por el comandante del Área Naval Austral, contraalmirante Eduardo Traina y por el vicegobernador Juan Carlos Arcando, participaron también funcionarios provinciales, municipales y judiciales; representantes de las Fuerzas Armadas y de Seguridad; integrantes de la Asociación Sanmartiniana; representantes consulares; invitados especiales y vecinos.

Gracias por compartir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *