A pesar de la veda electoral el nivel de alcoholemia trepó a casi el 20 %

A pesar de la veda electoral donde está prohibido el expendio de bebidas alcohólicas, el nivel de alcoholemia casi llega al 20 % en los controles durante el fin de semana.

Durante el viernes, sábado y el domingo, el Municipio de Río Grande puso a resguardo 40 vehículos por distintas faltas al tránsito por parte de sus conductores. Hubo un intento de embestir a los servidores públicos por parte de un joven alcoholizado este domingo a las 2 de la madrugada, que destruyó varios conos de advertencia. El secretario de Gobierno volvió a solicitar a los concejales que traten la nueva normativa de penalizaciones para evitar estos excesos en el tráfico vehicular.

Inspectores de la Dirección de Tránsito dependiente de la Secretaría de Gobierno del Municipio de Río Grande, llevaron a cabo los habituales controles durante este fin de semana, lográndose controlar 440 vehículos, a cuyos conductores también se les brindó recomendaciones sobre los requisitos para conducir como así también consejos útiles a la hora de circular por la vía pública, por parte de personal de Educación Vial del Municipio.

De estos operativos tomaron parte agentes de la Dirección Provincial de Tránsito y Transporte.

Esta información fue brindada por el titular de esta Dirección municipal, Walter Corvalán, quien detalló que “hubo 13 resguardos por encontrarse niveles de alcohol en sangre superior al permitido; hubo tres casos de personas que evadieron el control pero dejaron sus vehículos a unos metros del operativo de control y fueron puestos a resguardo y lo mismo ocurrió con 2 personas se negaron al control y abandonaron el vehículo en el lugar del dispositivo. Hubo 95 pipetas sopladas por lo que si sumamos el 14 por ciento de los casos comprobados y los cinco que no se hicieron el test de alcoholemia porque presumiblemente sabían que les iba a dar positivo, los niveles llegan a casi el 20 por ciento”.

Agregó que “hubo 3 resguardos de vehículos porque sus conductores violaron la luz roja; 3 por emisión sonora superior a 95 decibeles; 15 por falta de documentación de los cuales 2 fueron por falta de seguros y 13 por no tener licencia para conducir”, reveló.

También se debe agregar a un remisero que no poseía el carnet de conducir, lo cual configura para la ley de tránsito una falta grave por ser un transporte público.

En total se labraron 86 actas de comprobación.

Por su parte José Díaz, director General de Inspección General del municipio, renovó el pedido a los vecinos de que “si van a conducir un vehículo no tomen bebidas alcohólicas porque esto reduce mucho la capacidad de reacción y no sólo pone en peligro la integridad física de quien maneja un vehículo y los que van con él, sino también a terceros automovilistas y transeúntes”.

Asimismo recomendó “tener siempre todos los papeles en regla, deben circular con la licencia, tarjeta verde o azul, seguro al día y su comprobante; si el vehículo tiene más de tres años, debe tener una revisión técnica obligatoria (RTO) al día”.

Asimismo el funcionario municipal agradeció la intervención policial en estos casos de conductores desaprensivos que intentan por todos los medios evadir los controles.

Por último recordó que “no está permitido conducir un vehículo en la vía pública sin la correspondiente licencia de conducir”. A estos efectos, Díaz recomendó a quienes deban conducir, que se acerquen a las oficinas del REPAT que funciona en el CGP Padre Zink a realizar el correspondiente trámite de obtención de este carnet.

Rossi volvió a pedir a los concejales que traten el tema de las multas

El secretario de Gobierno volvió a solicitar a los ediles la necesidad que se le de prioridad al pedido del Ejecutivo municipal relacionado al aumento en las multas de tránsito, frente a los evidentes hechos que hasta ponen en riesgo la integridad física de los inspectores municipales, como consecuencia de los altos índices registrados en cuanto a la presencia de alcohol en conductores desaprensivos.

“Las elecciones ya pasaron y es importante que los señores concejales traten el proyecto presentado por el Ejecutivo municipal el año pasado. También se había presentado un proyecto de ordenanza con el mismo lineamiento para endurecer básicamente las multas por alcoholemia y las personas que eluden los controles en la vía pública, y superar una acción meramente declarativa, porque hasta ahora todos reconocemos cuál es el problema y decimos que hay que cambiarlo, queremos avanzar fuertemente en comisión en conjunto con el Concejo Deliberante a ver si de una vez por todas podemos lograr adecuar el monto de las multas en función de la gravedad de las conductas que se están viendo en estos últimos tiempos”.

Rossi recordó que “tenemos niveles de secuestros altísimos, hemos llegado a tener hasta cien secuestros un fin de semana, lo que vemos es que hay cierta recurrencia, si la multa no es acorde y no logra disuadir la conducta del conductor estamos fallando. Entonces lo que nosotros planteamos es subir fuertemente, no todas las multas, no mal estacionamiento, no un error de tránsito menor, sino las alcoholemias y evitar los controles de tránsito como también los excesos de velocidad, para poner multas que arrancarían en los 15 mil pesos, a ver si de esta manera nosotros como Municipio recaudamos menos por multas debido a que alguien antes de tomar este tipo de actitudes sea disuadido para no realizarlo, y en caso de haber tomado alcohol en una noche de diversión tranquilamente pueda tomarse un taxi o que alguien lo lleve, porque, insistimos, se están poniendo en riesgo vidas, y queremos evitar males mayores”.

Gracias por compartir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.