Tomasevich: “La necesidad de empezar a cobrar este aumento y el hecho de que vamos a una nueva negociación en noviembre hicieron que se defina una aceptación ajustada de la propuesta”

El Secretario Gremial de SUTEF Río Grande habló con FM Fuego sobre la firma del acuerdo salarial entre el sector docente y el Ejecutivo provincial, aunque confirmó que en noviembre se volverán a sentar a dialogar.

“Hemos ido a asambleas escolares en las cuales hubo mucho debate y se pudo levantar mandato de cada una de las instituciones; hubo mucho trabajo de cada delegado y de la docencia que también pone su tiempo para discutir respecto a esto. Ayer se fue a un Congreso de Delegados en el cual, con una definición bastante ajustada, se aprobó la propuesta salarial”, explicó Tomasevich.

En este sentido, explicó que “esa definición ajustada y las aprobaciones no quieren decir que la docencia entienda que esta propuesta le soluciona la vida, sino que claramente hay muchas consideraciones a hacer con respecto al porqué se aprueba. Una de ellas tiene que ver con lo que implican ciertas acciones y con la necesidad de empezar a cobrar ese aumento, pero lo cierto es que también entendieron que vamos a una negociación nueva en noviembre y es por eso también que definieron la aceptación de la propuesta”.

“La oferta es retroactiva a agosto. La primera parte del salario base del que recién se inicia iría de $46.060 a $52.300 y en septiembre a $55.300”, detalló

Asimismo, manifestó que “hay toda una discusión que debe darse respecto de cuál es la forma del trabajo docente, porque nosotros no es que vamos a improvisar dentro de las aulas, sino que tenemos todo un trabajo previo e importante que tiene que ver con planificaciones, correcciones y demás, lo cual implica mucho más tiempo del que pasamos en el aula, además de que algunos docentes tienen que tener dos trabajos para sobrevivir”.

Por último, el Secretario hizo referencia al regreso a la presencialidad y a la situación edilicia de algunas escuelas: “Nosotros continuamos en alerta por algunas situaciones edilicias que están sucediendo. Por ejemplo, el caso de la Escuela N° 35 cuyo edificio fue utilizado por la Escuela N°8 y por el Haspen. Esas dos instituciones se fueron justamente porque no estaban dadas las condiciones para estar ahí, pero ahora se vuelve a reflotar ese problema porque se quiere llevar a docentes y estudiantes a espacios muy reducidos en los cuales no se pueden respetar protocolos. La docencia no quiere hacerse responsable de estas situaciones y de tener que ingresar junto con sus estudiantes en esas condiciones”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 + 20 =

+ 60 = 63