Rossi anunció que el contador Labroca “ya no representa a la gestión Melella”

El secretario de Gobierno se reunió con los Concejales para transmitirle la posición del Ejecutivo sobre el accionar del vocal del Tribunal de Cuentas y en tal sentido anunció que “de aquí en adelante las posturas del vocal corren por su cuenta y no representan la postura del Municipio” indicó el responsable de la cartera política del Ejecutivo.

Los Concejales recibieron al secretario de Gobierno Paulino Rossi a los efectos de tomar conocimiento sobre la relación entre el Municipio de Río Grande y el vocal del Tribunal de Cuentas Municipal, José Labroca a partir de las declaraciones públicas formuladas en la tarde de ayer por el Intendente Gustavo Melella.

El encuentro se llevó a cabo a pedido del propio funcionario municipal que efectuó la solicitud a los efectos de transparentar la posición del Ejecutivo Municipal en torno a la controversia.
Así, Rossi fue recibido por la presidenta del Concejo, Miriam Boyadjian y los concejales Mauricio Oyarzo; Alejandro Nogar; Alfredo Guillén y Esteban Chiquito Martínez.

Luego de la reunión el Secretario de Gobierno recordó que “en el día de ayer se hizo pública una situación que para nosotros no es para nada cómoda”.

Por lo cual reveló que durante la mañana “tuve una reunión con el vocal del Ejecutivo en el Tribunal de Cuentas, contador José Labroca”.

En tal sentido indicó que “ha habido un quiebre” en la relación entre el Ejecutivo Municipal y el vocal dado que “al ser vocal por el Ejecutivo se generaba cierta situación ante los planteos que el hacía que se podían interpretar que era la postura del Municipio”.

Por lo tanto “nosotros hemos marcado un quiebre” y si bien “faltan solo seis meses para que el actual mandato se termine” del vocal del Tribunal de Cuentas Municipal, “esta pérdida de confianza del Ejecutivo hacia su persona deja dos caminos ver si se puede adelantar el retiro del vocal del Ejecutivo” o bien “dejar claramente establecido a los sectores políticos y a la comunidad que de aquí en adelante las acciones que lleve adelante no cuentan con el aval de la gestión municipal y corren por cuenta del Vocal”.

Consultado sobre las posturas que habrían generado el quiebre al que se hace referencia, Rossi indicó que “se trata de una cuestión de confianza” dejando en claro que “no se trata de un juicio político ni estamos presentando ninguna denuncia” solo se trata de “una situación que se ha ido degradando con el tiempo y se ha llegado a un punto de inflexión”.

Ante Esta controversia Rossi aclaró que desde el Municipio “no es una postura hacia el control del Tribunal de Cuentas hacia el Ejecutivo sino sobre ciertas posturas sobre políticas que estamos llevando adelante políticas pro activas que son muy controvertidas y uno se tiene que manejar con gente que considera que esta resuelta a seguir adelante con estas posturas”.

Por lo tanto “la figura del vocal elegida en su momento por el Departamento Ejecutivo consideramos que ya no representa más esta posición de la gestión de Melella”.

Gracias por compartir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *