Matan a un verdulero de un tiro al resistirse a un asalto

Un joven fue asesinado de un balazo, al resistirse a un robo, en momentos en que ingresaba a su casa, junto a su esposa, siendo interceptado por un grupo de ladrones que le exigió la entrega de la recaudación de la verdulería. La «entradera« se registró en la localidad de Rafael Castillo y se presume que los homicidas persiguieron a los comerciantes desde su negocio, ubicado en Gregorio de Laferrere y consumaron el atraco, cuando llegaron a la vivienda y tras dispararle a la víctima, escaparon con una suma importante de dinero, teléfonos celulares y otros objetos de valor.

Alvaro Rodríguez Orellana, de 28 años y de nacionalidad boliviana, había trabajado durante todo el día en su verdulería de Carlos Casares y Ruta 21 de Laferrere, acompañado por su pareja y ya, en horas de la noche del pasado miércoles, en momentos en que arribaban a su casa de la calle Esteban Echeverría al 2800, casi Castañón, de Rafael Castillo, al bajar del auto para abrir el portón del garage apareció un Renault Clio de color blanco, del que descendieron varios desconocidos armados, quienes le exigieron que entregara toda la plata.

Según la esposa del comerciante, única testigo del hecho, «nos pedían el dinero y como nos resistimos, no queríamos dárselo, empezaron a pegarle. Le dieron varios golpes en la cabeza con el arma y uno de ellos, le disparó y lo dejó herido. Enseguida, se escaparon en el auto»Rodríguez Orellana, con la ayuda de familiares y vecinos, fue trasladado de urgencia a la clínica Figueroa Paredes, de avenida Luro y Ruta 3 de Laferrere, a la que ingresó en estado desesperante, con varios cortes en la cabeza producto de culatazos y un impacto en el abdomen. Su deceso se produjo en momentos en que era intervenido quirurgicamente.

Personal de la comisaría 3era. Oeste de La Matanza tomó intervención en el hecho y montó una serie de procedimientos para dar con los asaltantes, pero sin éxito y permanecen prófugos, mientras que el fiscal Luciano Borda, a cargo de la investigación, dispuso de una serie de medidas para poder identificar a los autores del robo y posterior homicidio, entre ellas, la visualización de imágenes de cámaras de seguridad que pudieran haber captado la secuencia del episodio.

Además, le tomó declaración a la esposa de Alvaro Rodríguez Orellana, una joven de 24 años y también boliviana, quien dio detalles de lo ocurrido y confirmó que los asaltantes los venían siguiendo, que opusieron resistencia al robo y que tras quitarle el dinero de la recaudación de la verdulería, una tablet, un televisor y sus celulares, antes de escapar le efectuaron un tiro a su marido.

 

Gracias por compartir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.