Fallo en el juicio por mala praxis: La declaración de la querella y la defensa de los médicos

Francisco Ibarra, abogado querellante por parte de la familia de la paciente Gabriela Castellano, quien en 2012 sufrió un ACV, declaró tras la conclusión del juicio con Fm Fuego. A su vez, el abogado defensor de Dres. Rausch y Montenegro, el Dr. Francisco Giménez, brindó la postura de la defensa en este proceso.

“Si uno podría considerar que existen algunos elementos que generen alguna clase de dudas o demás, tendríamos que esperar a la lectura de los fundamentos para determinar sobre qué elementos el tribunal se basó para considerar que debían absolver”, indicó Ibarra tras el veredicto que absolvió a los imputados de presunta “mala praxis”

“Realmente estamos sorprendidos por lo que se vivió en el proceso y con lo que resultó de todas las pruebas testimoniales y de todas las pruebas periciales médicas que se brindaron”.

“La actuación  es ante el dolor de cabeza de la magnitud manifestada por la paciente, y lo primero que se debía hacer era la tomografía computada a los efectos de que se determinara que tenía un hematoma sangrante porque eso es lo que en definitiva provoco el ACV”, agregó Ibarra.

En sentido, detalló que el 11 de junio se detectó el hematoma sobre la paciente, “resulta que los profesionales, la atendieron previamente el día 7, 9 y 10 7, 9 y nadie pidió la tomografía. La paciente como consecuencia de este estado ha quedado en la situación que actualmente se encuentra”.

“No entendemos cuales han sido los argumentos, sinceramente la conducta estuvo acreditada desde un primer momento, los daños esta acreditados” reitero la parte querellante.

Por otro lado, el abogado representante de los profesionales médico, el Dr. Francisco Giménez, brindó la postura de la defensa en este proceso con una fuerte crítica sobre el Poder Judicial.

“Ante sque nada, en 9 años de proceso es imposible llegar a una verdad objetiva de lo que realmente pasó, en una causa de extrema gravedad y es absolutamente simple de investigar por eso el Poder Judicial debe hacer una autocrítica de cómo sus tribunales demoraron 9 años en investigar este caso”, sostuvo Giménez.

Y explicó sobre la actuación de los médicos, “por las patologías que la paciente manifestó, se la asistió, en un caso consultó por una cirugía estética que se le hizo, en ningún momento consultó por un cuadro neurológico; y en el otro consultó al médico de guardia que la envió a hacer interconsulta con neurología y decidieron irse a su casa, luego a trabajar por lo que las consecuencias tienen mucho que ver con la conducta de la misma paciente”.

Finalmente concluyó, “la historia clínica dice que no presentaba cuadro neurológico que ameritara algo más de lo que hicieron los médicos. Era un caso simple de resolver que nunca debió llegar a juicio”.

Gracias por compartir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *