“Estamos padeciendo las consecuencias de la inoperancia y la mala acción de 3 médicos de Río Grande”

El próximo martes se llevará adelante un proceso judicial contra los doctores Dr. Raúl Rausch y el Dr. Juan Carlos Montenegro Martínez por “lesiones gravísimas culposas” vinculado a que en 2012 asistieron a la víctima Gabriela Castellanos, que sufrió un accidente cerebrovascular. Guillermina, hermana de la víctima, relató en diálogo con Fm Fuego lo que aconteció con el cuadro de salud de Gabriela y lo que sucedió con los médicos imputados.

Actualmente la víctima se encuentra en Buenos Aires en rehabilitación.

Guillermina relató que la noche del 7 de junio de 2012 “ella estaba durmiendo y se despertó del terrible dolor de cabeza que le dio, se incorporó rápidamente en la cama y vomitó” explicó que “esos vómitos no son digestivos, sino que se producen cuando se rompe una vena y se toca un área del cerebro y vomitás instintivamente”.

Continuó “eso sucedió a las 4 de la mañana. Se tiró en el pasillo por ese dolor de cabeza desconocido que estaba sintiendo. Faltó al trabajo y por la tarde asistió a nuestro médico de cabecera, el Dr Raush”.

“El doctor le dijo que eran las cervicales, la atedió por cervicalgia y la mandó a un chino para que le haga masajes” comentó.

“El dolor de cabeza no desapareció, pero fue disminuyendo. Por ello el día viernes ella fue a trabajar. Es allí donde presenta el certificado por cervicalgia y le relata todo a sus compañeros. Por ello todos sus colegas de la Cámara de Apelaciones están citados a declarar en el juicio” explicó.

El día sábado, asistió nuevamente a una consulta con el Dr. Rauch y le manifestó “que seguía igual, fue a explicarle el dolor de cabeza que tenía y el ignoró todo. Ahí él la atiende y le quemó unas verruguitas que tenía en el cuello”.

“Luego, Gabriela va al Cemep y allí el Dr. Montenegro le recetó medicamentos”.

Terminó ingresando por guardia al Hospital Regional de Río Grande, donde se le realizó una tomografía y se detectó el ACV. Allí tardaron 4 días en derivarla a la ciudad de Ushuaia, donde se podía realizar la intervención pertinente. Debido a tal demora está imputado el Dr. Vivares.

Sobre el actual estado de Gabriela, Guillermina expresó “mi hermana, la que todos conocieron, no existe, después de su ACV. Dejó de existir el día 15 de junio del 2012. El ACV le dio el día 7, pidió ayuda a 3 médicos y no le fue dada” por ello “hoy estamos padeciendo las consecuencias de la inoperancia, la mala acción y la ignorancia de 3 médicos de Río Grande”.

Mencionó que “está con trastornos neurológicos, tuvo 7 intervenciones en la cabeza. Todo eso le afecta a lo conductual, perdió toda la memoria nueva. La lesión cerebral es tan grade que ni con la medicación ni las rehabilitaciones se vuelve a tener a la misma persona”.

En lo que respecta a lo motriz “ella está hemipléjica, tiene paralizada la mitad del cuerpo. Implica también la afectación del ojo izquierdo, el cuadro es sumamente complicado”.

Gracias por compartir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *