Dr. Guidi: “Pedimos a la clínica que arbitre los medios necesarios para iniciar esta terapéutica con dióxido de cloro”

El Dr. Rodrigo Guidi, abogado de la familia que solicitó al Sanatorio San Jorge de la ciudad de Ushuaia, aplicar dióxido de cloro a un familiar internado en UTI por COVID-19, en conversaciones con Fm Fuego brindó detalles del caso que recientemente fue rechazado por la justicia.

Sostuvo que el planteo fue utilizar la terapéutica con dióxido de cloro a la par de lo que ya se viene tratando a el paciente y detalló que “el planteo especifico judicial fue ante el derecho constitucional que tiene el paciente, y en este caso el pariente directo, de la autonomía de la voluntad y la autodeterminación del proyecto de vida de decidir utilizar esta terapéutica” y aclaró que “no es que la clínica se niega, sino que dice ‘nosotros nos basamos en la normativa que rige la actividad médica, es una terapéutica que todavía no está autorizada’ por lo cual fuimos a la justicia a pedirle al juez que le ordenara a la clínica arbitrar los medios para que este paciente pudiera recibir complementariamente el tratamiento con dióxido de cloro”.

Señaló que “el Dr. Osado Viruel entendió que el pedido era de manera directa al médico que actualmente lo está tratando, entonces rechaza la medida diciendo que no pueden obligar a un médico a que realicen algo que todavía no está probado científicamente” y afirmó que en razón de ello “junto con la familia, decidimos apelar esa sentencia”.

Guidi aclaró que “no hay ninguna prohibición concreta ni especifica de ANMAT para utilizar dióxido de cloro, lo que se hizo fue prohibir un kit de limpieza que se promocionaba con dióxido de cloro y prohibió la venta, comercialización y distribución de dicho kit”. Sostuvo que “más allá de la situación extrema o de la desesperación que pueda tener la familia ante esta realidad tenemos que tener en cuenta que el dióxido de cloro, no está autorizado ni en investigación, pero eso es una decisión política de los organismos de contralor de la actividad farmacológica, médica, etc.” y añadió “desde principio de año estamos viendo que no hay nada que combata específicamente el Covid-19”.

En tal sentido dijo que “el dióxido de cloro lo viene utilizando la Coalición Mundial de Médicos por la Salud y la Vida -una ONG internacional que intenta medicinas alternativas- para distintas falencias y enfermedades. Lo vienen haciendo contra el coronavirus con resultados más que prometedores”. Remarcó que al paciente en cuestión “se lo trató con plasma convaleciente y no mejoró, al contrario, fue evolucionando de manera critica cada vez más hasta llegar a la respiración automática”.

Manifestó que el eje del debate debe ser “el derecho que cada uno de nosotros tenemos de decidir que es lo que queremos en terapéutica médica para nuestro cuerpo” lo cuál “no tiene nada que ver con que el médico tenga que hacerlo o no, pero sí está obligado a respetar la decisión del paciente, lo cual es parte de la Ley de Derechos del Paciente, del juramento hipocrático, de la Declaración de la Asociación Médica Mundial”. Las mismas “habilitan al médico a realizar terapéuticas que aún no estén autorizadas administrativamente, está obligado a respetar la decisión del paciente, pero obviamente no se lo obliga a realizar la terapia si no está convencido”.

Afirmó que lo anteriormente expuesto “es lo que planteamos en esta primera instancia y reforzamos ahora con el recurso de apelación”. “Tuvimos mucho cuidado en la dirección que le dimos al planteo, pedimos a la clínica que arbitre los medios que sean necesarios para que se puede iniciar de modo complementario esta terapéutica con dióxido de cloro” y señaló que “el médico de la provincia de Córdoba, presidente de la COMUSAV, acompañaría con las indicaciones e incluso con su presencia si se le permite la realización de esta terapéutica”.

Gracias por compartir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *