Diez años de la desaparición de Sofía Herrera

Este viernes se cumplen 10 años de la desaparición de Sofí Herrera. Fue en el  camping John Goodall, ubicado a unos 60 kilómetros de Río Grande.

Ese domingo María Elena Delgado y su esposo Fabián Herrera, junto a la pequeña se disponían a pasar un día de campo.

La salida familiar se completaba con sus amigos Paloma Ramírez y Silvio Giménez, que también iban con sus hijos.

Los dos autos llegaron al Camping John Goodall, pagaron el correspondiente ingreso al cuidador del lugar, luego estacionaron sus autos y esperaron que los hombres buscaran un lugar para hacer el fogón. Fue allí la última vez que los padres vieron a Sofía Herrera.

Cuando se dio aviso de la desaparición de la niña comenzó la desesperada búsqueda. Al lugar llegaron efectivos de la policía provincial, bomberos y vecinos que querían colaborar.

La búsqueda continuó los días posteriores y se sumaban actores, como ser el apoyo de aviones del Aeroclub, de la Armada. No quedó centímetro del camping sin rastrillar, donde se utilizaron perros rastreadores, cuatriciclos, caballos y hasta un helicóptero.

Asimismo, también hubo la participación de buzos que buscaron en los arroyos cercanos a la ruta.

Mientras la noticia ganaba las tapas de los diarios nacionales, comenzaron a llegar ayuda como ser el FBI, la PDI de Chile y el Equipo Argentino de Antropología Forense.

A pesar de ese despliegue de fuerzas, no se pudo encontrar ningún rastro de la pequeña.

La causa judicial tiene varios cuerpos e infinidades de fojas, pero el único detalle de aquellos años fue en el 2009 cuando el juez Eduardo López a cargo de la investigación, procesó al encargado del lugar Alberto Urrutia, bajo el delito de sustracción de menores.

Urrutia, jubilado petrolero pasó varios días en la Unidad de Detención, luego obtuvo la prisión domiciliaria y finalmente en el año 2010 fue sobreseído de la causa.

Ya pasó una década y  no existe ni una sola pista de lo que le sucedió aquel domingo 28 de septiembre del 2008 en el Camping John Goodall.

 

Gracias por compartir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *