¿Cómo nos afecta la pandemia y el aislamiento social?

La Licenciada en Psicología, Vivián Maricel Eiriz, es docente investigadora de la Universidad Nacional de Tierra del Fuego Antártida e Islas del Atlántico Sur, realizó un análisis sobre los efectos subjetivos de la pandemia y el aislamiento social y dialogó con Fm Fuego en relación al particular contexto que actualmente aqueja a todos los argentinos.

“Hay muchas cuestiones que no tienen que ver sólo con el aislamiento físico, no somos sólo cuerpos que se aíslan y preservan de una situación, sino que tiene efectos emocionales y afectivos, porque se pone en evidencia que todas las cuestiones cotidianas, como visitar a nuestros seres queridos o desarrollar nuestras ocupaciones, sino también pequeñas rutinas como hacer compras o charlar con nuestros vecinos” explicó.

Señaló que todas las actividades que realizamos a diario forman parte de nuestra cotidianeidad y por lo tanto nos constituyen en quienes somos por lo cual “es angustiante y difícil de sobrellevar cuando se interrumpe abruptamente”.

Este proceso, según la licenciada, lleva todo un trabajo que no siempre es sencillo “hasta que uno se vuelve a encontrar a sí mismo en estas nuevas rutinas y le encuentra sentido a por qué este aislamiento”. Agregó que “puede angustiar mucho, enojar, deprimir y es necesario encontrar otras maneras de volver a encontrarse a sí mismo y comunicarse con otros, respetando el distanciamiento, pero algo de esas rutinas se puede mantener”.

“Si uno le encuentra el sentido, que tiene que ver con cuidarnos la vida, momentáneamente y tomar distancia por un tiempo, tiene sentido a futuro” es decir “soporto situaciones de adversidad porque sé que tienen sentido” remarcó.

En relación a quienes sienten que no aguantan más esta situación de encierro, la licenciada consideró que “la situación socioeconómica es muy compleja, en Río Grande están en una cuarentena muy estricta, la restricción en las salidas, el hecho de no poder ir a trabajar para muchas ocupaciones ha sido muy difícil y lo sigue siendo”. Sostuvo que es necesario que el Estado pueda acompañar para poder sobrellevar la situación.

Sin embargo, subrayó la importancia de una conciencia colectiva “no me puedo salvar solo ni salir solo de esta situación, cuanto más nos cuidemos colectivamente más rápido se va a poder ir abriendo”.

Debido a la angustiante situación que tensiona mucho al interior de las familias, señaló que no hay una receta desde la psicología para poder sobrellevar este lapso de la cuarentena “nos sirve a algunos, nos sirve un rato y a otros no, somos seres con situaciones muy diversas” y destacó “en la medida en que podamos encontrar cada familia alguna alternativa para sobrellevar mejor el apoyo emocional, implica que seamos solidarios, por ejemplo”. Y llamó a poder colaborar a los amigos y vecinos.

En lo que respecta a la salud mental hay equipos de distintas organizaciones que están ofreciendo atención psicológica gratuita porque lógicamente hay condiciones objetivas para estados como el enojo y la angustia “no porque uno esté volviéndose loco, tener un espacio para hablar de cómo vivo esta situación también ayuda, poder hablar con alguien, pensar”. Sostuvo que es necesario que los adultos puedan utilizar estar herramienta para poder acompañar de mejor modo a los niños, niñas y adolescentes con quienes conviven.

Ante la pregunta de quienes se ven más afectados por este encierro y aislamiento, sostuvo que “los adultos mayores están con más temor, pierden el contacto con su familia, amigos, talleres que estaban haciendo” y añadió que su familia debe estar más atenta a su salud emocional que puede llegar a bajar las defensas. Asimismo, sostuvo que los adultos viven mucha tensión, debido a la responsabilidad de sostener económicamente al grupo familiar, los estereotipos del “buen padre” y “buena madre”, en relación a la paciencia con los hijos, por ejemplo.

Al respecto destacó que es necesario que “nos tengamos paciencia a nosotros mismos, esto no es una situación habitual, no fue una medida de un gobierno, sino que fue una pandemia la que nos puso en esta situación”.

“Lo mas grave es que fue muy abrupto, también tenemos que pensar en que efectos va a tener en los niños que se encuentran en relación solo con sus vínculos más estrechos cuando se espere que socialicen, que no se asusten ni angustien con el contacto con otros niños” expresó.

A raíz de esta situación tan compleja concluyó “ss necesario hablar dentro de la familia y a veces también es necesario hablar con un profesional”.

Gracias por compartir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *