Telefe no necesita a Tinelli

Si bien Marcelo Tinelli, de los 23 años que tiene en pantalla, pasó mucho más tiempo en Telefe que en El Trece, hay una realidad que es innegable: la consagración máxima como conductor y el rebote que tuvieron sus contenidos en la sociedad se produjeron en la pantalla del solcito.

Telefe le dio la oportunidad de estallar como animador y de montar un emporio televisivo, en un país donde la economía cambiaria era cómplice de sueldos singulares, muy distintos y alejados a la realidad de la industria. Sus contenidos estaban ligados, íntegramente, al humor. “VideoMatch” tuvo un triste paso por el planeta deportivo y de inmediato se encausó en el mundo de la comicidad. Allí nació el primer “Gran Cuñado”, una parodia del reality “Gran Hermano”, toda una novedad para la televisión de aquellos años. Esa primera edición no se compara, en lo más mínimo, con la realizada años después en El Trece donde tuvo un rol importantísimo en las últimas elecciones legislativas. El único hecho donde el programa tuvo un roce con las esferas políticas fue aquella imitación de Freddy Villarreal del ex presidente Fernando de la Rúa, caricatura que instaló el término “tinelización” en la sociedad argentina.

Tinelli estuvo un solo año en Canal 9 cuando Daniel Hadad era dueño de la ex emisora de la palomita para luego desembarcar, con todo su aparato, en El Trece. Es precisamente allí donde se quiebra la carrera del Marcelo conductor y productor. Falla con el humor y cuando vuelve del Mundial de Alemania decide poner en pantalla la primera edición de “Bailando por un sueño”, con pocos participantes, sin crueldades ni miserias, certamen que ganó Carmen Barbieri en una emotiva final disputada contra Dady Brieva. Al margen de las anécdotas, Tinelli se empezaba a dar cuenta que ese formato comprado en el exterior era la vaca lechera de su tambo para los próximos años. ¡Y lo fue! 6 ediciones más del ciclo se pusieron al aire. De ser semestral pasó a ser anual. Se acompañó con el “Cantando por un sueño”, “Patinando por un sueño” y con “Bailando kids”. Además, su productora, Ideas del Sur, empezó a tener mucho más espacios en la grilla del canal y así nacieron todos los programas satélites que al día de hoy sigue creando la usina de Olleros.

El Tinelli de Telefe no es el mismo que el del Trece. Está clarísimo. Existió una necesidad de cambio. La misma que tal vez hoy lo motiva para volver a coquetear con la familia Yankelevich. La última edición de su programa no tuvo el éxito arrollador que lograron las anteriores. Otras emisoras como América y Canal 9 dejaron de mirar ese supuesto hecho artístico de famosos bailando por conseguir un sueño. Todo se desvirtuó. Ya no era un hecho periodístico para los programas de espectáculo mostrar las nominaciones, eliminaciones y peleas.

No obstante, no hay que ser ingenuo y pensar que a Tinelli sólo lo motiva la necesidad de cambio. Puede ser una variable en todo este culebrón pero más allá del horizonte hay una movida política que influye, con claridad, en este inesperado regreso a su “casa materna” y a la venta de su productora. El periodista Jorge Rial contó en reiteradas ocasiones que parte de la estrategia del Gobierno actual para desbaratar al enemigo – Clarín en este caso – sentaba sus bases en quitarle a Marcelo Tinelli. Hace dos años, el empresario ya recibió una oferta para volver a Telefe y dejar El Trece. En ese momento – según lo relatado – Marcelo puso un número en la mesa y nadie pudo igualarlo. Ahora, su regreso al canal de la calle Pavón tendría cimientos muchos más sólidos debido a que el grupo económico que pretende semejante movida es el de Cristóbal López, actual propietario de C5N, de las ex radios de Hadad y de Oil Combustibles, esta última, empresa de la que Tinelli fue la cara de la pasada campaña publicitaria.

Para no excavar en política, me abstraigo y miro el mundo televisivo para darme cuenta que Telefe no necesita a Tinelli. Que su regreso no es algo trascendental para la empresa de capitales españoles. Marcelo se fue en 2004 de Telefe. Los cinco años siguientes (2005, 2006, 2007, 2008 y 2009), el canal de las pelotitas ganó siempre el promedio anual de rating. En esos años, 14.6 fue el promedio más alto logrado en el primer año de Tinelli en El Trece, 2006. Telefe perdió el rating contra El Trece sólo en 2010 y en 2011. El año pasado, 2012, volvió a recuperar el primer puesto con un promedio de 11.2.

6 a 2 está la estadística, como en un partido de tenis. No hay que dar muchas vueltas a la calesita. Si Marcelo Tinelli vuelve a Telefe no es porque lo piden desesperadamente a gritos. Sí es importante que juegue en tu equipo en un año con elecciones legislativas. Sí es importante pegarle en el talón de Aquiles al enemigo que pudo zafar con una cautelar en diciembre pasado. A buen entendedor… pocas palabras bastan.

Gracias por compartir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *