Rolito, aires de estancia fueguina

El emprendimiento familiar Rolito conserva su tradición de campo dedicado a las ovejas y ha sido pionera en abrir sus puertas al turismo de estancias.“¿Quieren conocer lo de Annie?” Ante nuestra consulta, obtuvimos una amable explicación de cómo llegar a la estancia Rolito, en la que Annie Luna y su familia son famosos por el buen trato ofrecido a sus huéspedes.

A nuestra llegada, Annie y su hija Ana nos estaban esperando con unos gustosos mates y especialidades dulces recién horneadas que disfrutamos junto a la cocina económica. Nuestras anfitrionas fueron tan cálidas en su recibimiento como la ambientación de la casona de amplios ventanales con vista al parque.

Annie había comenzado a preparar el almuerzo y mientras revolvía sus cacerolas nos contó que su abuelo Sebastián Luna se estableció en la zona en 1927. Su primera casa la construyó con madera en la estancia San Pablo y a los dos años instaló a su esposa e hijo Rodolfo, conocido por el resto de la familia como Rolito y quien le diera el nombre definitivo a la estancia.

Ambos hombres eran odontólogos y dejaron su profesión para dedicarse a la cría de ganado ovino, propio de los campos fueguinos. La crianza de bovinos es una actividad más reciente en este establecimiento.

Gracias por compartir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *