Pediatra Pedófilo : Se negó a declarar y pidieron prisión preventiva

 

El pediatra Ricardo Alberto Russo, que trabaja como jefe del servicio de Inmunología y Reumatología del Hospital Garrahan, fue detenido este martes, en el estacionamiento de la institución, acusado de producción , distribución, tenencia y facilitación de pornografía infantil.

La detención fue solicitada por la Fiscalía Especializada en Delitos Informáticos de la Ciudad, a cargo de Daniela Dupuy, y ordenada por la jueza en lo Penal, Contravencional y de Faltas 24, María Alejandra Doti.

Los investigadores determinaron que en dos de las computadoras del pediatra había archivos de imagen y video en los que se ve abusos a menores de entre 6 meses y 14 años. Los equipos fueron secuestrados para la investigación en noviembre del año pasado en la casa del acusado y están siendo peritados. 

Según trascendió , el abogado particular que tenía Russo, cuando se enteró de la magnitud de los cargos en contra del médico, renunció.  Por lo que su defensa ahora, estará a cargo de la Defensoría Oficial N° 15 a cargo de Miguel Talento. Allegados a la fiscalía hicieron saber que no es frecuente que un defensor abandone el caso en una instancia tan preliminar.

Además en la indagatoria el imputado se negó a declarar, por lo que seguirá detenido y en horas de hoy jueves se resolverá el pedido de  prisión preventiva. Estamos esperando saber dónde quedará detenido, eso lo determinará la jueza».

Como fue la investigación que llevo a su posterior detención

El caso se originó en el marco de una operación denominada «Luz de Infancia III» llevada a cabo por las autoridades de Homeland Security de los Estados Unidos (FBI) y del Ministerio Público de la Acusación de Brasil. Esta investigación derivó en ramificaciones que había en la Argentina por lo que comenzó a actuar la fiscalía especializada «que realizó allanamientos en todo el país, siete de éstos en la Ciudad de Buenos Aires», destacó D’ Alessandro.

«A través de un canal de denuncias que tiene la fiscalía general de la ciudad se recibe una denuncia clave, se producen allanamientos donde se secuestran computadoras y pendrives donde se encuentran pruebas contundentes, los chicos siendo abusados», aseguró D’ Alessandro.

Agregó además, que se detectaron «diferentes direcciones IP y todas terminan en la dirección de la computadora secuestrada al médico. Son investigaciones muy serias, es un delito de gravedad tremenda por lo que hay pruebas suficientes para imputar al médico».

Gracias por compartir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.