Murió el hombre que ingirió cocaína en procedimiento de Gendarmería

Un hombre que según dijeron efectivos de Gendarmería Nacional ingirió la cocaína que traía en su poder para evitar las consecuencias de un operativo antidroga, falleció ayer a la mañana en el Hospital Regional Ushuaia, producto de una sobredosis, confirmaron fuentes allegadas al caso.
El sujeto identificado como Amilcar Mazzone estaba internado desde el fin de semana cuando tuvo lugar un procedimiento a cargo de Gendarmería en el que se secuestró una cantidad no informada de cocaína y marihuana, además de dinero en efectivo, y en el que se detuvo a otras siete personas.
De acuerdo a la versión de los hechos deslizada por miembros de la fuerza de seguridad, Mazzone era una de las personas vinculadas con el domicilio donde se estaba realizando un allanamiento, en la calle Goleta Florencia y Ricardo Güiraldes de la capital fueguina.
Los efectivos estaban en el lugar porque, con supervisión del juez Federal de Ushuaia, Federico Calvete, asistían a la “entrega controlada” del estupefaciente que horas antes había ingresado a la ciudad  a través del accionar de una “mula”.
En el momento del operativo llegó al sitio un vehículo Volkswagen Vento y estacionó “en doble fila cerca de la casa allanada”, y cuando gendarmes se acercaron para identificarlo, el conductor huyó atropellando a uno de los efectivos (que fue asistido en el hospital y solo sufrió heridas leves) a la vez que desde el auto efectuaron disparos al aire. Tras una breve persecución, el automóvil fue interceptado en inmediaciones del barrio Intevu 17, señalaron las mismas fuentes.
Sin embargo, durante la requisa, y siempre según la versión de los gendarmes, Mazzone habría ingerido “unos 10 gramos de cocaína que tenía en su poder”, por lo que se descompuso y tuvo que ser trasladado de urgencia al hospital.
Allí ingresó “con vida”, pudo ser recuperado de “varios paros cardíacos” pero finalmente sufrió “muerte cerebral”, con lo quedó internado hasta su deceso definitivo ocurrido ayer a la mañana, indicaron las fuentes.
Por su parte un hermano de Mazzone, de nombre Ariel, escribió en su cuenta de Facebook que las causas de la internación de su pariente no fueron aclaradas por las autoridades.
Tras remarcar que tanto la Gendarmería como el Juzgado Federal le negaron información sobre el paradero de su hermano, Ariel Mazzone señaló que “lo único que sabemos es que Amilcar estaba bajo custodia de Gendarmería y ahora está en terapia intensiva”, escribió horas antes del fallecimiento. 
“En el Juzgado no nos informaron qué había pasado, ni por qué no avisaron a la familia sobre el estado de salud de mi hermano, porque había secreto de sumario. Doctor Calvete, ahora que ya no hay secreto de sumario (ya que todas las imágenes del procedimiento son públicas) ¿nos podrán decir qué le paso a mi hermano mientras estaba en custodia de Gendarmería? Y si paso lo que dicen: ¿por qué no lo llevaron al Hospital en vez de al escuadrón?”, se preguntó el familiar de la víctima.
Incluso remarcó que cuando supuestamente su hermano ingirió la droga que le causaría la muerte, “estaban a tres cuadras del hospital”, dando a entender que podrían haberlo salvado.
En tanto fuentes judiciales confirmaron ayer EDFM que con motivo del fallecimiento de Mazzone se inició una investigación paralela a la principal para intentar desentrañar lo ocurrido.
Las fuentes admitieron que el hecho es “extraño” y que “nunca antes” se había producido una situación similar durante un procedimiento antidroga en la provincia, por lo que “merece ser investigado”, explicaron.

Siete imputados

Más allá de la situación de Amilcar Mazzone, el secretario de Seguridad de la provincia, Javier Eposto, confirmó ayer que hay otros “siete detenidos” por su presunta vinculación con el caso.
Entre la lista de sospechosos hay por lo menos “dos mujeres” y no se descarta la existencia de una tercera, aunque en cada caso las autoridades judiciales tienen que dilucidar todavía su grado de participación en la causa.
El juez Calvete había comenzado en la víspera la ronda de declaraciones indagatorias de los imputados, sin que trascendieran todavía detalles de ese acto procesal.
A su vez el abogado de Ushuaia Juan Manuel Troitiño, que interviene en la causa como fiscal “ad hoc”, tampoco contestó ayer los requerimientos de la prensa para suministrar información formal sobre el desarrollo de las actuaciones.

 

EDFM

Gracias por compartir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.