La misión Nuestra Señora de la Candelaria es la viva expresión del importante legado de los salesianos en Tierra del Fuego

A 14 kilómetros de Río Grande encontramos la Misión Salesiana de Don Bosco, un complejo educativo, histórico y religioso que representa los orígenes y el presente de una ciudad que ha estado ligada a las corrientes religiosas llegadas desde Europa. Sus blancas e inmensas construcciones pueden verse desde antes de llegar. Fuimos recibidos por un guía que nos fue mostrando cada uno de los sectores de este emprendimiento pionero en la zona.

Así supimos que en 1893 monseñor José Fagnano creó un pueblo aborigen shelk’nam sobre la costa del río Grande donde se instalaron los primeros misioneros. Un feroz incendio años después destruyó el caserío y debieron reconstruir el pueblo a poca distancia del cabo Santo Domingo, en el terreno que hoy ocupa la misión Nuestra Señora de la Candelaria.

Año tras año se fueron agregando nuevas instalaciones a fin de incorporar actividades pastorales, una escuela agrotécnica y los museos que muestran la vida de la isla de Tierra del Fuego.

Gracias por compartir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *