Jimena Barón: «Mi novio iba a dejar todo por mí»

La actriz habló desde Italia sobre su nueva vida junto al futbolista Daniel Osvaldo

Jimena Barón dejó su rol en la ficción Sos mi hombre para acompañar a su novio, el futbolista Daniel Osvaldo, de 27 años, en su carrera de futbolista en Italia, donde se desempeña en el AS Roma y en la selección italiana.

En diálogo con Ernesto Tenembaum para el programa Tierra de Locos, de Rock & Pop, la actriz habló sobre cómo fue su primer beso con su pareja y cómo es su nueva vida como botinera.

«Gente en común nos dijo ‘tienen que hablar’ y hablamos. Él me conocía de la tele, pero algún día juntos contaremos la historia de cómo nos conocimos», dijo Barón, quien más tarde recordó cómo fue el primer beso: «Estábamos en un auto. Yo estaba vestida como la típica que estaba así nomás, pero estuve dos horas planeando ese así nomás. Yo le di el beso, no aguantaba más, él es muy tímido, muy vergonzoso».

Jimena contó que su novio viaja mucho por su trabajo como futbolista y le gusta que ella lo acompañe: «Jugaron contra Brasil en Suiza y fui, pero no me importa nada, no puedo entender que dure 90 minutos un partido, diez chabones atrás de una pelota, me resulta insoportable, no sé quién es nadie, sé quién es Messi, Tévez, el ‘Kun’ agüero y Osvaldo. Yo lo acompaño a él, pero si pretende que le diga ‘que buena gambeteada», no va a suceder».

Más tarde, la actriz contó cómo es su nueva vida en Europa, lejos de su trabajo: «Dani se levanta a la mañana, desayunamos juntos, él se va a entrenar y yo a correr. Preparo el almuerzo, a las 13:30 comemos juntos y después estamos todo el día juntos. Hay medio un mito de que el jugador entrena todo el día».

Además, Barón se diferenció del resto de las botineras: «Yo sigo sorprendida, soy una mina con mucho temperamento, personalidad fuerte. Me tuve que romper el lomo cada año, mantuve a mi familia muchísimos años, no soy medio el perfil de la botinera. La verdad es que mi carrera me costó un montón».

«Daniel iba a dejar sus cosas por mí y se iba a ir a Buenos Aires. Lo vi ya hablando con mi mamá, me di cuenta que era en serio y le dije ‘mirá, mi amor, vos tenés una carrera que se termina antes, yo a los 90 puedo hacer una película y vos a los 40 ya está’. Tiene 27 años y está en un súper buen momento. Yo tengo 25 y no voy a ser cocinera toda la vida, es obvio que voy a trabajar, irá cambiando y él me tendrá que acompañar», finalizó.

Gracias por compartir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *