banner
Escuchanos en vivo! HQ online

Preocupación por construcciones irregulares y la necesidad de limitar las excepciones

Por en abril 19, 2017

Este martes se llevó a cabo la reunión de la Comisión de Planeamiento Urbano; Participativo y Desarrollo Local que preside la concejal Miriam Laly Mora. El encuentro se desarrolló para analizar posibles modificaciones al Código de Planeamiento Urbano; excepción como marco de regulación dominial y los tiempos para la tramitación de documentación técnica.

El encuentro contó con la presencia de representantes del Colegio de Arquitectos y de la Municipalidad de Río Grande que hicieron diferentes aportes para establecer mecanismos tendientes a regularizar las construcciones privadas que fueron hechas antes de la sanción el Código de Planeamiento Urbano al tiempo de buscar la posibilidad de actualizar dicha normativa.

La reunión se llevó a cabo con la presencia de la titular de la Comisión, la concejal Miriam Laly Mora y los concejales Raúl von der Thusen; Verónica González; María Eugenia Duré, Laura Colazo y Alejandro Nogar, en tanto que en representación del Colegio de Arquitectos asistió su Presidente Jorge Pesarini, y en representación del Municipio lo hicieron la Directora de Desarrollo Urbano y Territorial, Leticia Hernández y el Director de Catastro Leonardo Rincón y entre las partes se estuvieron analizando las diferentes problemáticas que existen en la ciudad en materia edilicia con diversas urbanizaciones; PH; edificaciones y ampliaciones particulares como así también problemas de vieja data.

A modo de conclusión la concejal Mora celebró la presencia del Colegio de Arquitectos porque “era algo que teníamos pendiente desde el año pasado y entendíamos que deben estar en estas comisiones de Planeamiento Urbano y el Código de Edificación”.

La Concejal Laly Mora aseguró que se llegó “a varias conclusiones, en especial en lo referente a las excepciones” y remarcó que existe “una disconformidad total” por parte de todas las partes que participaron de la reunión” dado que “muchas veces el desorden que se hace en algunas urbanizaciones responde a las excepciones que se dan en diferentes sectores de la ciudad”, además aseguró que “hay obras que están iniciadas y basadas en excepciones desde el comienzo” y si bien “hoy los vecinos saben en qué urbanización van a estar, en que barrio, la zona, lo que pueden construir y lo que no, cual es el corredor comercial y cuáles son las zonas de las viviendas, los metros que pueden construir, las obligaciones y las normas que deben cumplir”.

Además reconoció que “en la ciudad siempre se ha construido en base a hacer ampliaciones, un quincho; o un garaje sin que hubiera un control, sin que se respeten las normas, y ahora nos encontramos con vecinos que vienen a la puerta del Concejo Deliberante a pedir las excepciones” y aseguró que “hay casos muy serios como algunos macizos, en la ciudad, que son del IPV y los vecinos han violado todas las normas y hoy no pueden acceder a la mensura de su terreno o a la escritura de su vivienda y ahí es necesario trabajar en lo que se ha hecho mal en el pasado que no se puede regularizar por lo que hay que trabajar en la excepción” aunque aclaró que “son viviendas de más de 20 o 25 años en la ciudad”.

En tal sentido reveló que las partes “estamos trabajando en un proyecto del Ejecutivo tratando de normalizar la ciudad como corresponde en base de los diferentes códigos que regulan este tipo de cosas”. Además reveló que para la próxima reunión “vamos a invitar a la gente del IPV para poder también analizar algún tipo de modificación y escuchar a ellos porque son actores principales en la ciudad porque las mayorías de las excepciones son correspondientes al IPV”.

Y remarcó que “la intención es hacer respetar los códigos y que los vecinos entiendan que los vecinos se están perjudicando si no tienen en cuenta esta normativa”:

También preocupación en el Municipio
Por su parte la Directora de Desarrollo Urbano y Territorial remarcó que “ha sido importante la presencia del Colegio de Arquitectos para poder tratar las excepciones; el criterio para trabajarlas y la necesidad de rever la normativa desde la zoonificación dado que se está pidiendo, en algunas zonas, que un área residencial pase a ser un corredor comercial” por lo cual consideró que “es importante contar con la opinión del Colegio de Arquitectos que son ellos los que en el día a día van viendo cómo va evolucionando nuestra ciudad”.

Consultada sobre el abuso que podría haber en cuanto a los pedidos de excepción, la funcionaria municipal indicó que hay diferentes situaciones entendiendo que “el vecino está bastante informado a la hora de comprar un predio porque trabajamos mucho con las inmobiliarias” y explicó que “generalmente las urbanizaciones tienen sectores de comercio y zona residencial y está quien compra una vivienda tranquila y de pronto un vecino quiere abrir una gomería o un lavadero que debería estar en un corredor comercial” por lo cual remarcó la necesidad de mantener cierta firmeza frente a esta situación y “lo que es no, es no”.

Además recordó que “el Código de Planeamiento es nuevo, fue aprobado en el 2012, y es un plan de ordenamiento y nosotros le explicamos a los vecinos que algunas situaciones que ven como un comercio que fue habilitado antes de esta norma el día que lo cierre no lo va a poder abrir nunca más porque uno de los objetivos del Código es derivar ciertos comercios hacia los sectores que si están preparados”.

Por otra parte la Directora de Desarrollo Urbano y Territorial del Municipio reconoció la importancia de citar a autoridades del IPV para la próxima reunión dado que “es una pata fundamental porque es una herramienta que otorga viviendas sociales”, y ejemplificó con el hecho de los patios internos “dado que es necesario ver quién es el ente regulador porque la gente quiere expandirse y construir en un departamento abarcando un espacio común y los vecinos y la ciudad necesitan una respuesta por parte del IPV”.

Finalmente reveló que “el 21 de febrero nos quedamos asombrados porque se aprobó una Ley provincial por la cual se le cedió las reservas fiscales de varias urbanizaciones al IPV”, en tal sentido explicó que “estas reservas fiscales son espacios que se deben respetar en todas las urbanizaciones como un porcentaje de espacios verdes que tienen como finalidad destinarlo a equipamiento comunitario como puede ser un jardín de infantes, escuela, Centro de Salud, etc. y que son necesarias para la comunidad de ese sector y ahora van a quedar carentes de ese equipamiento comunitario”.

Gracias por compartir!

Qué piensas? Dejanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.